Bahía Taberna, alta cocina creativa con productos de mercado

1377414_445109205594621_1855615854_n

Hablar de Bahía Taberna no es hablar de un restaurante como los demás. Y mucho menos de una taberna tradicional.

Se trata de un lugar con esencia, muy influenciado por el carácter de sus socios, muy marcado por la personalidad de Daniel Vangoni. Precisamente fue él quien nos recibió, amable y cercano, y con quien pasamos un agradable rato charlando sobre el restaurante, sobre gastronomía y sobre la vida en general.

Son las 12:30 horas. Nos sentamos en un sofá vintage, con una mesa baja de diseño, en un rincón cómodo y acogedor. Nos sirven una cerveza Brabante y la acompañamos de unas migas con curry espectaculares y una pequeña prueba de las lentejas que comerán los propios empleados. ¡Espectaculares!

Bahía Taberna se encuentra en la calle Bahía de Palma, 9, a escasos metros del Parque Juan Carlos I. Precisamente en esa calle, cerca del actual local, nació el proyecto original. Un local pequeño pero que siempre funcionó bien.

“Para que en España deje la gente de salir a tomar una cerveza, tiene que caer una bomba nuclear”, comenta entre risas Daniel. Y así fue, porque la crisis no pudo con Bahía Taberna, más bien lo contrario. No han dejado de evolucionar (han pasado de 4 trabajadores a 17).

Daniel Vangoni, italiano de nacimiento, estudió Filología, pero pronto supo que su vida era la gastronomía. Vivió en Escocia y Francia, y de allí también absorbió conocimientos que aplica en el día a día en su cocina.

Bahía Taberna ofrece diferentes formas de sentarte a comer. Por un lado, su cara más informal, muy enfocada a los pinchos, tapas, cañas y vinos. Y por otro lado, el menú degustación. Aunque el local tiene tanto éxito que en la propia barra también sirven ese menú: “Hay que ser casi de hielo para ver al de al lado comiendo el menú degustación y no animarte a pedirlo”, asegura.

El menú degustación, que se va modificando en función de la temporada, está compuesto en comunión con el comensal, en función de sus gustos, apetencias y alergias. Tanto el menú corto (2 aperitivos, 4 platos y 2 postres), como el largo (2 aperitivos, 5 platos y 2 postres) y como el menú cocina (“que levante la mano el que ya no quiere más”).

Dentro de la carta, algunos platos que llevan mucho tiempo en Bahía Taberna y gustan en especial a los comensales son la oreja, el huevo roto y la original (y gamberra) pizza de chipirón. “Nosotros utilizamos una terminología muy clásica para buscar en el comensal un efecto sorpresa y positivo”, añade Daniel.

La gente en Bahía Taberna no solo come bien, también se lo pasan bien. Es el objetivo de los dueños, crear un “ambiente lúdico”.

Cuentan con una amplia carta de vinos y el cliente siempre está bien asesorado por Álvaro, el sumiller. Él les ayudará a la hora de hacer un maridaje perfecto en función de lo que hayan pedido para comer.

Y como no podía ser de otra manera, Bahía Taberna ha apostado por Brabante a la hora de escoger una cerveza. Según Daniel, “Brabante es más que una cerveza que está buena”, es por todo aquello que engloba: “la presentación, el trato con el equipo, la marca…”.

Antes de despedirnos, Daniel Vangoni e Isaac Gutiérrez, otro de los socios de Bahía Taberna, nos cuentan una primicia. En pocos meses lanzarán un nuevo restaurante por la zona enfocado a la cocina asiática. No os contamos más, ya llegará el momento de dedicarle un artículo exclusivo en el blog de Brabante.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookPin on PinterestGoogle+

Suscríbete y recibe El Gallo en tu correo

SUSCRIBIRME AL NEWSLETTER

No te preocupes, no te vamos a poner en el dilema de dilucidar si fue antes el gallo, la gallina o el huevo, pero debes ser mayor de edad para ver nuestra web, así que...

¿Eres mayor de 18 años?

Vaya, lo sentimos. Tienes que ser mayor de 18 años.